viernes, 9 de diciembre de 2011

¡Por fin!

Te habíamos prometido en anteriores ocasiones comentar algo sobre la lecto-escritura. No deberíamos haberlo hecho. Antes de continuar ya estamos más que arrepentidos del ofrecimiento. Verás.

Es una auténtica ridiculez lo que viene a continuación. Tratamos de trasladarte, ¡por escrito!, lo que se podría hacer el primer día de inicio de la lecto-escritura. Además de prolijo puede ser casi una inutilidad.

Nos vamos a limitar solo a una letra. No esperes más.

Lo primero es trasladarles (relajación, tono de voz…no lo olvides) que todos ellos conseguirán con suma facilidad dominar la lecto-escritura, que estarán merecidamente orgullosos de ello y que se les abrirán nuevos horizontes insospechados.

Como en casi todo hay diversos métodos de reconocida eficacia. Comentamos uno muy conocido que, quizás, pudiera complementarse con la aplicación simultánea de otro.

Empezamos, y terminamos, por la “o”.

Delante de tus alumnos emitirás el sonido “o” al tiempo que con los dedos pulgar e índice de tu mano formas una “o” sobre tus labios abiertos. Todos tus alumnos te imitarán, sin gritar, y el sonido de la “o” llenará el aula varias veces. Si quieres que utilicen tu misma mano tendrás que darles la espalda y volver algo el cuello para comprobar que todos lo hacen correctamente.

Puesto delante de ellos los invitarás a que realicen con la misma mano que tú (la derecha) un amplio movimiento circular en el aire que se asemeje a la “o”. Vigila, girándote algo, que lo hagan todos correctamente.

Este movimiento tiene dos detalles: Se inicia hacia la parte superior del círculo y retrocede al llegar a lo alto, baja formando el círculo y sube por la derecha buscando el inicio del trazo. Al encontrarlo hace un pequeño lazo cuyo extremo queda libre para iniciar seguidamente otra “o”. Todas las “o” quedan enlazadas y muy redondas (en el aire por ahora).

Lo podrías acompañar con una muletilla, por ejemplo: “Hacia delante, hacia detrás, hacia arriba y da la vuelta” (con un rabito). En algún momento del trazo lo podrías adornar con un sonido como de tren, “pi,pi,pi”. Tus alumnos, al mismo tiempo, repetirán contigo lo que digas y hagas (despacio y relajadamente).

Nos da casi vergüenza facilitar esto que has leído. El próximo escrito, si ha lugar, se iniciará con la escritura de la “o”.

Maestro novel de un primero de primaria de un colegio público, esto que nos atrevemos a escribir da unos resultados comprobados muy eficaces en lectura, escritura y dictado. Y a ellos hasta les resulta simpático.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada