martes, 11 de diciembre de 2012

Pata negra

No hay otro camino.

A la docencia deberían ser estimulados y llamados los mejores expedientes académicos que también demostraran una estabilidad emocional y madurez personal sobresalientes.

Los que siempre fuimos del montón, procurando no ser desastres pedagógicos, también somos útiles y necesarios.

Y de todos se espera compromiso personal y docente: Así nos garantizamos el prestigio y reconocimiento social, y el éxito docente y escolar.

Si fuera verdad que la labor del maestro está poco valorada en la sociedad actual…es muy posible que la culpa sea nuestra; mejor, de algunos pocos “maestros” que consiguieron un puesto de trabajo y remuneración permanentes…y ahí siguen.

Los centros de formación del profesorado deberían reflexionar sobre la idoneidad y preparación de sus propios profesores encargados de la formación de los futuros maestros, de la duración del proceso formativo, del currículo y metodología a desarrollar, de los sistemas de evaluación y control, etc. Puede que algunos aspectos sean mejorables.

Como lo indican los informes de los expertos en educación, y nosotros también así lo hemos manifestado, con maestros “pata negra” lo de menos sería lo de la famosa ratio (alumnos por profesor) así como la insaciable necesidad, provocada ruidosamente desde algunos sectores, de recursos humanos y materiales. Es fácil, y creíble para los que se lo quieran creer, poner el énfasis del desastre educativo en función de la ratio y recursos.

Ya lo dijimos en varias ocasiones: Debe haber recursos y apoyos para que los maestros puedan prestar a todos sus alumnos, sobre todo a los más necesitados, la mejor atención posible. Y optimizar al máximo dichos recursos, humanos y materiales.

La solución de la crisis, educativa, debería poner el foco sobre la idoneidad, preparación, trabajo y compromiso del maestro.

Mientras menos burocracia sobre las espaldas del maestro, mejor. Las metodologías que estén consolidadas por su eficacia comprobada se deberían difundir y aplicar para beneficio de todos. Bienvenidas sean nuevas y actuales tecnologías educativas si mejoran y facilitan el trabajo de los maestros y repercuten positivamente en los alumnos.

¿Podrían llegar los políticos a mantener estable un sistema educativo que demostrara probada eficacia?

Sí es muy lamentable la situación actual de muchos maestros que no pueden acceder a la función docente pública o privada. ¡Maldita crisis!

La excelencia, maestro novel de un curso de primero de primaria de un colegio público, es a lo que debemos aspirar en nuestra docencia. Sin estrés ni angustias.

Hasta la próxima, y casi última, si ha lugar.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada